Eran otros tiempos: “un estado de amor y confianza”, como decía una canción de Pearl Jam.