Prince Royce conquistó a pequeñas, adolescentes y adultas. También le robó sonrisas y unos cuantos aplausos a los pocos hombres presentes, entre ellos el jugador de la selección Vinotinto, el centrocampista Juan Fernando Arango Sáenz.