Taylor había planeado pasar cinco noches en el exclusivo hotel Palazzina Grassi, en el Gran Canal, y además había reservado su propio transporte privado para moverse por la ciudad flotante.