El cantante llegó hasta Porto Cervo, centro turístico costero de Italia, para cantar en una fiesta privada por la que le pegaron la exclusiva suma de un millón de dólares.