Michael Douglas le diagnosticaron un cáncer de garganta, ahora superado. Y, por primera vez, ha reconocido que el tabaco no fue el responsable de su tumor, sino el sexo oral, por el que contrajo el virus del papiloma humano.