Luego de terminar las grabaciones de The Rover en Australia y regresar al brazo de su amada en Los Ángeles, donde ambos están conviviendo en casa de ella, Robert Pattinson quiere incursionar en una de sus otras pasiones.