La cantante sintió que un fan en Monterrey le había quitado la sortija, pero al ver su mano se dio cuenta que sólo fue la sensación