Estar casada con un hombre multimillonario tiene sus ventajas y Salma Hayek lo sabe bien.