El fracaso de la adaptación de Bewitched en el cine, con las actuaciones de Nicole Kidman y Will Ferrell, no desanimó a sus productores ejecutivos Douglas Wick y Lucy Fisher.