Adele lleva siete semanas en el número 1 en la lista de álbumes más vendidos de EE.UU. y ha conseguido distribuir casi cuatro millones de copias gracias a éxitos pegadizos como "We are never ever getting back together".