Los dos ídolos juveniles no solo tienen en común su condición de superestrellas y el hecho de haberse separado recientemente de sus parejas, las cantantes Selena Gomez y Taylor Swift.