El embarazo de su primer hijo coincidió con los últimos meses de rodaje de la cuarta entrega de Piratas del Caribe, por lo que Mónica Cruz tuvo que sustituir a su hermana en las escenas de mayor acción.