El videoclip de la canción transporta por toda una fantástica historia, iniciando en un karaoke japonés hasta mostrar un poco los orígenes mexicanos, sin dejar de lado el futuro que le gustaría vivir.