Lady Gaga no deja de sorprender al mundo con sus peculiares elecciones de vestuario y, tras causar un gran revuelo hace dos años con su famoso vestido hecho de carne, ahora está dispuesta a superarse una vez más con un accesorio que incluya insectos vivos.