Sringsteen, que no dejó de interactuar con el público en todo el concierto, le respondió diciéndole que ésa sería su "noche de suerte" para a continuación cantar lo que le demandaba.