El vestido, más color crema que blanco con el paso de los años - "The Seven Year Itch", de Billy Wilder, se estrenó en 1955 - estaba valuado entre uno y dos millones de dólares.