Justin Bieber es adicto a los cambios de looks. Algún que otro tatuaje adorna su cuerpo, constantemente luce el pelo de una manera o de otra y se muere por tener barba como los hombres de verdad.