Las relaciones amorosas de Taylor Swift ya forman parte de la cultura pop. No hay comediante o revista que recurra a comentar la, según muchos, larga lista de novios de la cantante y, en consecuencia, la redefinición del concepto de antaño: “Cara de mosca muerta”.