El músico británico, de 37 años, hizo esta inusual confesión en una entrevista que dio a la revista Esquire, y comentó que las hormonas “me cambiaron la vida”.