Kim Kardashian fue ingresada en un centro médico de Los Ángeles en la madrugada del martes después de que empezara a sentirse mal en el avión que le trasladó a la ciudad procedente de París, según publica el diario The New York Post.