La demanda presentada en una corte de Santa Monica alega que la producción de la serie de la cadena CBS fue detenida para castigar a Sheen.